Recomendaciones para lograr procesos exitosos en coaching ejecutivo en Lima

Es interesante y valioso mencionar algunos posibles errores en los procesos de coaching ejecutivo en Lima con la finalidad de evitarlos, estar prevenidos y alertas sobre las acciones que pueden restar valor a un proceso de coaching ejecutivo, ya sea realizado dentro de la empresa o contratado de manera particular por los ejecutivos que desean mejorar sus niveles de desempeño con nuestras potentes herramientas.

En nuestro sistema Maxart Coaching hemos logrado excelentes resultados reflejados en los múltiples comentarios positivos de nuestros clientes nacionales y transnacionales, sin duda, todos los días aprendemos algo nuevo y esa actitud de aprendiz, es el secreto para mejorar y tener éxito en procesos de alta exigencia; es necesario tener un proceso de aprendizaje constante para lograr la maestría en este delicado arte. Hemos tenido la suerte de implementar procesos exitosos de coaching a nivel de ejecutivos, gerencias y a nivel de coaching directivo en Lima.  Actualmente estamos adaptados al entorno y hemos migrado nuestras canales exitosamente al modo virtual, el cual ha resultado siendo, más que una limitación, una gran oportunidad de desarrollo y comodidad para la ejecución de nuestras sesiones de coaching personal, ejecutivo o gerencial en Lima.

A continuación, les dejamos 4 recomendaciones para agregar valor a las sesiones de coaching de todo tipo:

1. Buscar experiencia real en coaching ejecutivo

La mejor manera de ver si el coach tiene realmente experiencia en coaching ejecutivo o en cualquier modalidad de coaching son sus testimonios; qué es lo que sus testimonios dicen de su efectividad, su desempeño y sobre el valor de la experiencia desde la perspectiva del cliente. Un coach sin testimonios reales, generados en procesos pagos, no demostraría aún la experiencia necesaria para manejar la complejidad de los procesos de coaching en cualquiera de sus modalidades, especialmente en el plano ejecutivo, en el cual se busca un resultado específico y puntual relacionado a la efectividad en un puesto laboral o los resultados de gestión según indicadores.

2. Diferenciar el coaching ejecutivo del coaching personal

Una de las prácticas que afectan muy notoriamente el valor del coaching ejecutivo, es centrarse en las metodologías de coaching personal, direccionando los temas de desarrollo del rol laboral de manera premeditada o no, hacia el tema personal y el coaching de vida… esto termina siendo la zona de confort del coach. Si bien todo proceso de mejora trasciende por temas evidentemente de habilidades blandas y personales, la brújula de los procesos de coaching ejecutivo las genera el “sponsor” o empresa contratante, quien tiene un tema claro que desarrollar con el cliente interno, esto es lo trascendente y real, cualquier cambio de dirección por parte del coach debe ser “cocreado” con el sponsor y aceptado por tal. Hay que recordar que lo más importante es realizar un trabajo que agregue valor al puesto, al desempeño y a la empresa resumida en la mejora en la gestión de su ejecutivo en cuestión.

3. Evitar actuar como consejero o asesor

El coach inexperto al tratar de “ayudar” al cliente, intenta “liderar”, dándole recomendaciones y consejos o actuando como asesor, mientras el cliente piensa que “esto es coaching”, el coach aprueba o desaprueba al cliente, le sugiere cosas incluso de manera inconsciente, haciendo preguntas como: ¿No crees que deberías…? ¿No sería mejor…? lo cual es absolutamente errado en coaching profesional. El coach solo hace preguntas y esa es su herramienta base, todo intento de ayuda mediante sugerencias, asesoría o recomendaciones siempre serán un error y no deben ser ejecutadas, los directivos y ejecutivos en las empresas limeñas que buscan coaching deben estar al tanto de estos detalles sobre los procesos de coaching en Lima y su correcta ejecución y cómo validar que se están realizando profesionalmente.

4. Cuidar la confidencialidad del proceso

El coach profesional tiene como insignia y juramento, la confidencialidad del proceso, la cual no debe vulnerarse en los procesos empresariales, si bien la entrega de informes o feedback al “sponsor” o representante de la empresa es necesario, el tipo de información deberá estar enfocada de manera estratégica en los intereses sobre los resultados relacionados al objetivo del proceso, sin embargo será un error el revelar información sobre el contenido de las sesiones y detalles de índole personal o profesional que de éstas emane; la información sobre los contenidos es considerada privada y será un error compartirla bajo ningún contexto.

Conclusiones

Esperamos que esta información pueda generar alguna ayuda en los conceptos de coaching personal o ejecutivo cuando estemos buscando un coach para las empresas limeñas o un proceso de coaching ejecutivo o personal de manera particular y así tener claro qué debemos esperar y cómo sumarles valor a nuestros procesos de coaching. ¡Que el resultado sea un éxito y un nuevo inicio lleno de logros para nuestros clientes!

Leave a Reply

Contáctanos ahora